Inicio Rene Antonio Hinojosa Benavides La “sociedad líquida” y el ambiente

La “sociedad líquida” y el ambiente

163
0
Fuente: Tribuna de Salamanca. Sostenibilidad en una sociedad líquida
Rene Antonio Hinojosa Benavides

El sociólogo y filósofo polaco Zygmunt Bauman es el autor del concepto «modernidad líquida» en la que todo es moldeable, provisional, precario, fluctuante, veloz, cambiante, flexible, etc; a fin de dar a entender un estado volátil y fluido de una sociedad sin muchos valores sólidos, lo que ha debilitado los vínculos humanos.


El problema no es tanto la producción, ya que el ser humano a lo largo de su historia ha utilizado los recursos naturales (RRNN) para complacer sus necesidades básicas, y supervivir; y es que con la revolución industrial se comenzó el abuso del ambiente, siendo un crucial problema con consecuencias que ya se pueden constatar actualmente.

Los numerosos productos desechables que diariamente se fabrican y venden, inseguridad alimentaria, insalubridad del agua dulce, contaminación acústica, detrimento de zonas verdes y ocupación de áreas protegidas con toneladas de residuos tóxicos están provocando enfermedades, en contraposición a una cultura ecológica que se intenta difundir.

El sistema económico requiere de una producción continua para subsistir, enfrascándose en un callejón sin salida, ya que conlleva a actividades antrópicas nocivas como tala de bosques, crianza de animales domésticos en granjas inhóspitas, transgénicos que se producen más en menos tierra, aunque peligrosos para nuestro organismo, consumo inmoderado de energía, gasto irracional y no sostenible del ambiente; todo ello se manifiesta en el calentamiento global, debilitamiento de la capa de ozono y daño a la biodiversidad en general.

El descontrolado despilfarro de algunos países del mundo tiene repercusión directa en la pobreza de otros, coadyuvando al deterioro ecosistémico que se requiere ser evaluado desde un entorno global.


Una “sociedad líquida” de consumo impacta negativamente en el ambiente, como consecuencia de estrategias económicas implantadas buscando solo beneficios económicos; olvidando que el exceso de explotación del ambiente tiene consecuencias nefastas que se han ido aconteciendo a través de los años,

Fuente: El Quinto Poder

sin tener en cuenta que la Tierra es nuestra casa y que las consecuencias de muchas actividades antrópicas pueden ser irreversibles para nuestro hogar.

La sociedad de consumo promueve y genera toneladas de residuos sólidos y una creciente explotación de RRNN por lo general no renovables; la educación de hoy debe seguir sensibilizando y motivando conciencia en la humanidad acerca de los efectos de un vertiginoso ritmo de vida actual, toda vez que una óptima educación no solo se limita a brindar conocimientos, sino que también promueve habilidades, actitudes y capacidades para el cuidado del ambiente y el buen uso de los RRNN.

Las empresas transnacionales se constituyen en las principales fuentes de contaminación ambiental, sin tomar en cuenta las consecuencias nefastas para el ser humano.

De lo vertido líneas arriba, se concluye que no debemos dejarnos seducir por bienes y servicios que la publicidad se encarga de convertir en obsoletos para ser reemplazados por otros mejores, más modernos y aptos para satisfacer demandas insatisfechas, convenciendo que es una mejor inversión, sin advertir de la contaminación y el daño ecológico que acarrean, por lo que es necesario asumir conciencia de lo que subyace a nuestros arrebatos de consumo. 

Referencias

Avellaneda, V. (2015). El hombre de la sociedad líquida y los desafíos de la educación actual [Tesis de licenciado en filosofía, Universidad Santo Tomás, Bogotá, Colombia]

Bauman, Z. (2013b). La cultura en el mundo de la Modernidad Líquida. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí