Inicio Ketty M. Moscoso Paucarchuco Detrás del acuerdo de Bruselas

Detrás del acuerdo de Bruselas

19
0
Fuente: Sputnik Mundo
Ketty Marilú Moscoso Paucarchuco
kmoscoso@unah.edu.pe

El acuerdo de Bruselas, más que una unión política, resulta una integración mercantil. El shock del coronavirus, ha afectado a todos los países, y en ese afán, la Unión Europea, busca mecanismos de recuperación y resiliencia.


A diferencia de años pasados donde cada uno velaba por los suyos, reinando el egoísmo; hoy buscan una unión supranacional, a través de un endeudamiento en común y de responsabilidad solidaria. Se pusieron de acuerdo, a pesar de las opiniones extremas: por un lado, los que validaron las ayudas masivas para las naciones más afectadas y, por el otro, los llamados países “frugales” (Austria, Dinamarca, Suecia, Países Bajos y su aliado de Finlandia), quienes sostenían que el desembolso sea en préstamos y no en subvenciones no reembolsables.

Después de 90 horas consecutivas de reuniones, los líderes de los 27 países de Europa, determinaron cerrar el presupuesto del bloque hasta 2027 por 1.8 billones de euros, incluido el Fondo de Recuperación de 750.000 millones de euros financiado con deuda común, de los que 390.000 millones se entregarán a través de subvenciones y 360.000 millones en préstamos; amortización que se realizará durante 30 años.

La recuperación de este dinero, tiene varias opciones: la introducción de un gravamen sobre el plástico no reciclado que tendrán que pagar los Estados; una tasa digital para 2021 que será propuesta por la Comisión Europea, un sistema de ajuste de carbono en frontera para 2023, a través de peajes, y que, según la agencia EFE, “permite igualar el precio de importaciones desde países con estándares medioambientales más laxos al de la producción europea”.


Fuente: Confilegal

El euro, tiene un sistema de política monetaria, que mide el uso de la cantidad de dinero, es decir la oferta monetaria, como variable para controlar y mantener la estabilidad económica, con la finalidad de evitar la subida de precios, que genera una inflación y como consecuencia el desempleo. Este hecho es casi una cesión de soberanía otorgada por sus integrantes.


A pesar de las oposiciones de la ultraderecha europea, que consideran esta decisión como una deuda que abonaran los mercados, para otorgar “regalos” al sur de Europa; las expectativas dicen lo contrario, los inversionistas se alistan para intervenir en la bolsa de valores y el euro pasa por su mejor momento, se ha valorizado.


Lo cierto es que, para responder a la pandemia, este desembolso, ubica a la Eurozona en una movilización de recursos por encima de EE.UU. y China. Todo con el objetivo de destronar la moneda global del dólar; por ejemplo, a través del yuan se tiene la capacidad de aplicar estrategias, como la devaluación, que hace más competitivo sus productos por la desvalorización de sus precios; o el euro que con sus subvenciones disminuye el costo del producto, pudiendo venderlos a un bajo precio, estos movimientos han generado una disminución del valor del dólar.

Esta lucha comercial, entre la Unión Europea con su euro y su integración mercantil, EE.UU con el poderío del dólar, China con la devaluación del yuan y su capacidad amplia de exportación; genera en el Perú y países latinos, por un lado, inestabilidad en sus monedas, esto puede traducirse en una variación de tipo de cambio inesperado y súbito; y por el otro, la posibilidad de ampliar la demanda en las exportaciones e inclinar la balanza comercial a nuestro favor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí