Inicio Ketty M. Moscoso Paucarchuco El Perú de luto

El Perú de luto

38
0
Fuente: 123RF
Ketty Marilú Moscoso Paucarchuco
kmoscoso@unah.edu.pe

En este mes patrio izamos nuestra bicolor a media asta, para dejar en la cúspide la bandera invisible de la muerte, en señal de tristeza y luto.


Adolecer el fallecimiento inesperado de un ser querido por COVID-19, es una tragedia que nadie quisiera pasar; no despedirse, ni estar presente en su lecho de muerte, genera sentimientos de ira, aflicción y resentimiento. Ver noticias de incremento de contagios, produce depresión. Esto acompañado de bolsillos vacíos, por pérdida de trabajo o por quiebre de negocios, es insufrible.

Nuestro querido Perú pasa por una crisis generalizada, aflorando males que se fueron gestando a lo largo de los años; en salud, carencia de hospitales, personal sin remuneración o mal pagada, compra deficiente de equipos médicos, robo en la adquisición de bienes, falta de equipos de protección, literalmente estamos en UCI.

La distribución ínfima del 3,8% del PBI al sector educación, ahora le cuesta a nuestro país. Maestros con remuneraciones insignificantes, sin apoyo mínimo para el dictado de clases online; estudiantes, quienes con su esfuerzo y mucho sacrificio luchan por no perder el año escolar, sin contar con radio, televisor, celulares inteligentes, laptop, mucho menos conexión a internet.

La reciente designación del “pituco” Martín Ruggiero como Ministro de Trabajo, personaje petulante y sin experiencia, salido de una burbuja de cristal, que “representa” y “lleva la voz” de la clase obrera, de todas las sangres, en especial la de los cholos, pero no la de los cholos de “mierda”; así como él, una lista interminable.


Fuente: La Madre

Esta es una lucha contra dos virus mortales, una el COVID-19 y la otra la corrupción, la primera resquebraja nuestra salud, y la otra produce hambre y miseria, un costo social muy alto; millones y millones de soles distribuidos para la compra de bienes, prestación de servicios y ejecución de obras, todo para contrarrestar las dolencias de la pandemia ¡Corrupción! a diestra y siniestra.


Arguedas hace realidad sus pensamientos, el hombre caerá en un individualismo agresivo, que solo impulsa a la humanidad a su destrucción, la solución es la fraternidad humana, la que hará posible la grandeza, no solamente del Perú sino de la humanidad, tenemos que practicarla como si fuera una orden, un sistema o una tradición.


Sobre los hombros de la clase trabajadora, pesa la más dura responsabilidad de repuntar la económica; la revolución es una acción colectiva, que debe concretarse, para impedir al miserable y ladrón llegar al poder, solo falta una comprensión sencilla y clara de la situación, involucrarnos como ciudadanos que deciden los destinos de nuestro país; dejar de ser invisibles y hacernos sentir, esa es la idea.  

En esta ocasión no habrá celebraciones, debemos reflexionar y reconocer nuestra fortaleza, avivar nuestra esperanza; como aquel poema de Jorge “Cumpa” Donayre; ha llegado el momento, a pesar de toda esta desgracia y fatalidad; repicaremos desde el fondo de nuestros huesos, el grito poderoso de los hombres de esta tierra, cargada de coraje y de optimismo para decir; como si arrojáramos balas: ¡Viva el Perú Carajo!¡Viva el Perú Carajo! ¡Viva el Perú Carajo! ¡Viva el Perú Carajo! ¡Viva el Perú Carajoooooooo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí