La derecha peruana pregona una concepción de desigualdad, libertad de los monopolios y oligopolios en el mercado y un Estado fuerte para matar, torturar, desaparecer y reprimir a los luchadores sociales, los pobres y los indignados. Con ello, los pobres no pueden salir a protestar pues la derecha lo considera como una falta de respeto a los principios neoliberales; no obstante, los peruanos, dueños de nada, están en las calles porque la derecha capturó el poder para matar y vender la patria.

En el Perú se ejerce la dictadura de la derecha; es decir, se gobierna asesinando; el neoliberalismo instituido con la dictadura fujimorista se impone con sangre y fuego. Los gurús del neoliberalismo dan sus recetas a la dictadura de Dina Boluarte; uno de ellos es el gran escritor, Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, quien defiende los intereses neoliberales, es enemigo de los pobres y amante de la muerte. Él piensa desde la derecha y siempre estará al frente de la vereda, en contra del pueblo, ya que eligió defender a los amos del mundo, a través de sus palabras:

Tengo el gusto de informarle que en dos columnas recientes he respaldado su incorporación a la presidencia, que, en términos estrictos, se ha hecho respetando las leyes. Usted viene ejerciendo su cargo de manera muy valiosa, con el apoyo de un número importante de peruanos. Permítame felicitarla también por eso.  

En el país de los incas, hoy se vive con el miedo de Franz Kafka, quien advirtió en todas sus novelas acerca del poder de las dictaduras fascistas, puesto que, en un abrir y cerrar de ojos puedes ser detenido, encarcelado, torturado y/o asesinado. En La metamorfosis nos anuncia que el poder nos puede transformar en una cucaracha apestosa, en un terrorista o en un monstruo comunista. “Una mañana, al despertar Gregorio Samsa de un sueño agitado, se encontró sobre su cama convertido en un horrible insecto” (Kafka, 2019, p. 11). Es así que, para el gobierno usurpador, todos somos la hidra comunista; estamos en peligro, nadie se salva.

¡Señores!, la derecha es asesina y convierte a sus víctimas en un detestable ser humano. Los periódicos, radios, televisión e internet son los lavadores de cerebros, los cuales idiotizan, distraen y ponen en efecto su tarea ideológica de desarrollar la capacidad de olvido. ¿Creíste que tu pensamiento es tuyo?, pues no, ellos son dueños de todo, hasta de tus sueños.

Por otro lado, el poder mata a los inocentes y no a los culpables. Los inocentes son sentenciados o asesinados para aterrorizar a toda la población, tal como sucede con el personaje de El proceso: “Posiblemente algún desconocido había calumniado a Joseph K. pues, sin que éste hubiese hecho nada punible, fue detenido una mañana” (Kafka, 2014, p. 19).

El miedo de Kafka está presente en cada uno de nosotros. El poder de la dictadura impuso treinta meses de cárcel contra Yaneth Enilda Navarro Flores por delitos de disturbios, coacción y organización criminal, siendo acusada de financista de las movilizaciones contra Dina Boluarte en Lima y Callao. He allí el surrealismo de Kafka, manifiesto en la dictadura de la derecha peruana.

En fin, los peruanos salen a luchar porque están indignados y conscientes del hambre, desigualdad, injusticia, pobreza, humillación y corrupción que los neoliberales nunca erradicarán; pues, al contrario, ellos acrecientan estás brechas. Por tanto, los muertos deben ser enaltecidos, así como dijo Alí Primera “Los que mueren por la vida/ No pueden llamarse muertos/ Y a partir de este momento/ Es prohibido llorarlos”.

Peruanos, mantengan la dignidad en lo más alto. Los asesinos gozan del dolor y sufrimiento humanos, ellos andan sueltos en las calles buscando a los inocentes. ¡Tú puedes ser el próximo!

Referencias:
  1. Kafka, F. (2014). El proceso. In Colección Literatura y Justicia (Primera edición).

  2. Kafka, F. (2019). La metamorfosis (1a ed.). Redes de Tinta.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.